viernes, 22 de marzo de 2013

Only in Vietnam

He estado desconectada porque llevo toda la semana enferma con anginas y fiebre, así que ponerme delante del pc más de 10 minutos me dejaba la cabeza como un bombo. Pero ya estoy mejor, así que aprovecho para contaros una anécdota divertida de la semana pasada...

El viernes pasado, por la tarde, salí de casa con la moto y enlacé con una cena, luego fuimos a tomar algo a un bar, luego a otro... hasta que a las 3:30 dije, ¡me voy! Que conste en acta que yo nunca salgo de noche en moto porque voy más tranquila en taxi, pero ese día una cosa llevó a la otra.

Total, a las 3:30 me subo a la moto y a los 2 minutos... se para..... Gggggrrrrrr! Cogí el móvil para enviar un mensaje y en ese momento me saltó el aviso de que se me estaba acabando la batería ("genial!", pensé). Pero por suerte pude enviar ese mensaje a un amigo,  Dani, que vino rápidamente.

A todo esto, mientras esperaba a que él llegara, unos cuantos viets curiosos que no tenían nada mejor que hacer a esas horas se iban acumulando alrededor de mi moto.

Entre ellos se paró un Xe Ôm (o sea un moto-taxi) que no hablaba ni pizca de inglés. Me intentaba decir algo pero no había manera de entenderse. Acabó llamando por teléfono a un amigo que "hablaba inglés" y me lo pasó para que me explicara lo que el Xe Ôm me intentaba decir. Pero tampoco hubo manera de entenderse.... Entre "su" inglés y el ruido de fondo (estaría de fiesta por ahí) no nos entendimos. Colgué y entonces llegó mi amigo. Intentó arrancar la moto pero nada... no funcionaba... En ese momento se paró un taxi a nuestro lado y el taxista nos propuso subir la moto al taxi y llevarme a casa... Yo estaba alucinando pero Dani me dijo "bueno, si lo propone será porque lo ha hecho en otras ocasiones..." Y yo pensé "claro, lógico...". Así que los cuatro (taxista, Xe Ôm, mi amigo y yo) intentamos meter la moto en el taxi. He de decir que el taxi era grande, monovolumen de esos que se abren por detrás, así que, por un instante, pensé que la moto entraría... Pero no entraba... Quitamos los retrovisores de la moto y lo volvimos a intentar... Y nada, no entraba... Al final el taxista (a quién le habíamos prometido 300.000 VND - la carrera desde allí hasta mi casa habría costado unos 60.000 VND como mucho) desistió y dijo que no, que no entraba.

Volvimos a bajar la moto y entonces el Xe Ôm habló con mi amigo, que entendió lo que estaba intentando decirme a mi antes: que me empujaba con su moto hasta mi casa... Dijimos que OK pero supongo que no me vio convencida porque a mi me mandó al taxi y a Dani le dijo que fuera encima de mi moto.

Total, al final llegamos a mi casa, yo en el taxi tronchándome de risa e intentando hablar con el taxista que no me entendía, mi amigo encima de la moto y el Xe Ôm empujándole con un pie.

Buena anécdota para recordar la noche vietnamita y aprender dos cosas:

1ª)  Sí, un Xe Ôm te puede empujar con su piececito hasta tu casa encima de tu moto averiada
2ª) No, una moto no entra en un taxi!!! Pero a un taxista vietnamita se le puede ocurrir proponerlo y a una mente como la mía, deseando llegar a casa, le puede llegar a parecer una buena idea!

Aquí tenéis una prueba de la noche... Como no tenía batería sólo pude tomar una foto, desde el taxi en marcha, que ha salido fatal, pero he aquí Dani en la moto, empujado por el Xe Ôm!


miércoles, 13 de marzo de 2013

Sri Lanka Parte I: Orfanato de elefantes en Pinnawala

Durante las vacaciones del Tết (año nuevo lunar) me fui con un par de amigos a Sri Lanka y puedo decir que es uno de los viajes más gratificantes que he hecho en mi vida. Por una parte, porque este país tiene muuucho que ofrecer y, por otra, porque es el primer país en el que realmente he tenido la sensación de ser una de las pocas turistas que estaban disfrutando de la experiencia.

Hay zonas del país (en la playa) en las que hay bastantes turistas (sin masificaciones, claro) pero hay muchos otros lugares en los que una se da cuenta de que es la única, o prácticamente la única turista en ese momento. Fantástico... ¡qué sensación! Por esta misma razón, la gente, en general, es muy amable, con una sonrisa permanente en lo labios. Los niños y niñas se nos acercaban con curiosidad y nos preguntaban, en inglés, por nuestro nombre y nuestro país, y algunos de ellos nos llegaron a pedir que les explicáramos qué hay de especial en nuestro país o qué animales son los más típicos en España.

Durante los nueve días que estuvimos en Sri Lanka visitamos un orfanato de elefantes, vimos templos, exploramos el mundo budista, visitamos plantaciones de té, subimos a la roca más alta que nunca hayamos visto, nos congelamos un poco de frío en las montañas del centro de país, hicimos un safari, fuimos a la playa, vimos tortugas gigantes poner huevos en la playa por la noche, y enormes ballenas desde un barco que se movía más que el "Barco Pirata" de cualquier parque de atracciones... Y todo esto, acompañado de una comida riquísima: mucho curry, kottu roti, patties...

Puesto que tomé muchas, muchas fotos y que hay tanto que mostraros, iré por partes. En esta entrada os enseñaré fotos del orfanato de elefantes que visitamos. ¡Fue una experiencia increíble! Los elefantes son unos animales preciosos además de súper inteligentes, fuertes, juguetones y con una memoria privilegiada.

Fabricación de papel (libretas, tarjetas de felicitación de cumpleaños, etc...) a base de excremento de elefante. Buena manera de reciclar y emplear a gente de los alrededores del orfanato!
Si fuesen seres humanos, probablemente serían 3 abuelas o abuelos de "cháchara" en la terraza de una cafetería viendo la gente pasar! Jejeje

Esta botella de un par de litros de leche supongo que es el equivalente a un chupito para un ser humano, puesto que esta cría de 4 años se la acabó en cuestión de segundos!


 Y, por hoy... Esto es todo, ¡nos retiramos! :-)

miércoles, 6 de marzo de 2013

Malasia Parte IV: Langkawi (visita al mercado)

Nuestro último paseo por Langkawi lo daremos por un mercado nocturno. ¿Picamos algo antes de cenar?

Mmm... Durian...!

Espero que hayáis disfrutado acompañándome en este viaje por Malasia. Yo lo disfruté mucho... ¡sobretodo por la compañía!

viernes, 1 de marzo de 2013

Malasia Parte III: Langkawi (el hotel)

En la entrada anterior os presenté Langawi, la isla dónde pasamos cinco días de descanso, de paseos por la playa observando medusas ENORMES y... de aprovechar la happy hour!

Aunque ya habéis visto alguna foto del hotel dónde estuvimos, aquí os lo presento con un poco más de detalle porque... nos encantó! 

Si algún día queréis visitar esta isla, no lo dudéis: The Danna Langkawi! El hotel está ubicado en un edificio de estilo colonial, la zona de piscina es fantástica y la playa lo suficientemente larga como para dar un paseo matutino de esos que te permiten decir "hoy no me siento culpable!".

El desayuno era muy muy muy completo y todo buenísimo, diría que es un hotel lleno de detalles con un único inconveniente: si se busca un hotel en una playa de aguas cristalinas, no es el caso. El agua está limpia pero no es de color turquesa. Además, había medusas (algunas muy grandes, como ya sabéis...!) así que, a pesar de que había una zona de la playa, frente al hotel, protegida de las medusas con una red, nos bañamos más bien poco... Eso sí, la piscina... Esa piscina... ¡Compensa!

Detallito en la habitación para celebrar, una vez más, esta ocasión tan especial: 30º aniversario de bodas de mis padres... Uauuu!
¡Me pido un baño con estas vistas para mi casa!
Nuestra habitación tenía vistas al puerto.
Esta casita, que estaba al lado de nuestro hotel, es en la que, teóricamente, se rodó una parte de la película "Ana y el Rey". He de decir que ví la película la semana pasada y no fui capaz de ubicarla... Pero... Nos lo creeremos, va!
 
Ahhh... Lo bien que sienta una siesta en la playa sol-sombra... (sea en la posición que sea!)
Este zumo, muy healthy, me encantó: apio y manzana verde... No sólo es sano, sino también buenísimo!

¡En el patio interior había unas flores preciosas!


Y algún que otro "bicho"...!! 


PD: Aunque pudiera parecerlo... No, no me llevo comisión del Hotel The Danna! ;-)